Carta abierta

Septiembre de 2017.

Hoy me toca a mi lidiar con este tipo de situación pues tengo que estar batallando con unos “parientes, invasores”, que no conforme con vivir de a grapa en esta casa, ahora se sienten con derechos y pretenden quedarse aquí hasta que se les de su gana, si es que en algún momento se quieren retirar, según ellos.

Estos “invasores” no pretenden abandonar la casa en donde están viviendo en calidad de “arrimados”, esto se escucha muy feo pero como dice aquella frase: “…cualquier semejanza con la realidad que puedas encontrar en lo que estas a punto de leer, no es mera coincidencia, es la pura verdad…”.

Pero, déjame hacer un poco de historia para que tengas los antecedentes necesarios y así puedas sacar tus propias conclusiones:

Si te interesa conocer la historia completa, Da Click Aquí.

 

Anuncios