Aquella Infancia Nuestra – Recuerdos Buenos, Recuerdos Tristes


viofa3Día del niño – Un triste recuerdo

Arturo, actualmente de 35 años de edad, esposo y padre de familia, es el protagonista de esta experiencia de vida. Una historia que desafortunadamente vemos que día a día se repite en muchos hogares.

Hoy, Arturo se dio el suficiente valor para finalmente desahogar un poco esa cosa que lo consume por dentro. Se ha dado cuenta de que lo que hace no esta bien, pues sin querer hacerlo, esta repitiendo la historia que él vivió en carne propia, la violencia familiar. Se decidió a contar su historia porque el 30 de abril (en México es día de festejo y agasajo para los niños), es un día que el protagonista de este hecho de vida, tiene muy presente pero no por lo que ese día representa.

“…. Cuando tenía 12 años, huí de la casa de mis padres cansado de las golpizas que mi padre me propinaba…. Lo recuerdo bien, era el día del niño, ¡Valla fecha para recordar!….. Yo vivía en la casa de mis padres pero ellos nunca estaban en la casa, mi padre era taxista y mi madre trabajaba como cocinera en un restaurante que se encontraba en el mismo centro comercial en el que yo trabajaba como cerillo, de hecho fue mi madre quien me llevó a trabajar ahí…. Según ella, yo me estaba descarriando y para mantenerme bajo control fue que me consiguió la chamba…. Era un sábado 30 de abril, yo no quería ir a trabajar le dije a mi madre que era día del niño y que no quería trabajar ese día, a lo que ella contestó, “…. No Arturo, tú ya no eres un niño, además tienes tus obligaciones, así que muévete y vámonos…”. Cuando llegamos al centro comercial, me cambió el ánimo pues le estaban festejando el día a los niños y había un ambiente muy agradable, había payasos, magos, animales, juegos mecánicos y mucho que comer, estos últimos se tenían que pagar pero aún así todo estaba muy bien…. Entré a la tienda a trabajar mi horario de 12 a 4 y al salir, pues cómo todo niño con ganas de divertirse me gasté MI DINERO en los juegos y en la comida…. Se me hizo fácil y totalmente natural, me dije día del niño creo que puedo gastar MI DINERO en lo que yo quiera pues yo me lo gané con mi trabajo, ¡GRAVE ERROR!…. Cuando llegué a la casa mi padre ya estaba ahí y estaba tomando cerveza y ebrio como todos los fines de semana…. Me dijo que le diera el dinero que traía, cuando le dije que no traía nada que me lo había gastado en la feria, me aventó el vaso que tenia en la mano y me descalabró la cabeza yo me caí y luego me agarró a patadas y no supe más de mi…. Yo desperté varios días después en el hospital, con un brazo y dos costillas fracturadas, una cortada en la cabeza en la que me dieron 7 puntadas y con la cara muy hinchada, no podía hablar…. Recuerdo muy bien que mi madre lo primero que me dijo fue: “Tienes que decir que te asaltaron hijo, sino tu padre irá a la cárcel”…. Esa fue la peor y la última golpiza que me diera mi padre, cuando salí del hospital y fueron mis padres por mi yo no hablaba nada, ya no quería hacerlo o al menos no con ellos, sólo tenía una idea fija en mi cabeza, ¡me voy no aguanto más esto!…. Cuando finalmente me quitaron el yeso y me recuperé totalmente, me salí de ese lugar fui a parar con una tía a la que ya le había comentado lo que yo vivía con mis padres, ella me recibió aunque no de buena gana, pues tenía sus propios problemas pero como vivía en otro estado, no pudo hacerme regresar luego y yo no regresé más a aquella casa de la que tantos malos recuerdos y sinsabores tenía….”

Comparte esta historia.

 

Anuncios